Noticias

Comunicados de prensa

Transformación urbana y precios competitivos fortalecen a Barranquilla como destino de inv

13 de abril de 2018

  • El río Magdalena como referente urbano incentiva la compra de segundas viviendas con vista a su ribera, mientras la rehabilitación de escenarios deportivos y la recuperación de los parques dinamizan otras zonas para el desarrollo de proyectos residenciales.
  • VIMO 2018 evidenciará el buen momento que vive Barranquilla en oferta inmobiliaria y será el escenario ideal para adquirir vivienda aprovechando las condiciones favorables del mercado.

La transformación urbana que vive Barranquilla, especialmente en infraestructura y espacios públicos, y los precios altamente competitivos del metro cuadrado en casas o apartamentos para los segmentos medios y altos, muy por debajo de los que rigen en capitales de similar desarrollo o ubicación geográfica, han acentuado el atractivo de esta ciudad para la inversión inmobiliaria, inclusive entre quienes buscan una segunda vivienda, ahora con vista al río Magdalena y ya no exclusivamente con vista al mar.

El retorno a esa arteria fluvial a través de la Avenida del Río, de Puerta de Oro, Centro de Eventos del Caribe, y del Gran Malecón, así como la remodelación y construcción de escenarios deportivos con motivo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y la recuperación de parques, comienzan a impactar positivamente al mercado inmobiliario al generar nuevas zonas de desarrollo y jalonar otros proyectos por parte de la empresa privada.

Una buena muestra de esa positiva realidad se verá en la Vitrina Inmobiliaria, VIMO 2018, a realizarse del 13 al 15 de abril en Puerta de Oro, Centro de Eventos del Caribe, organizada por Corferias y Camacol Atlántico, la cual será sustentada con inmuebles de altos estándares de calidad y con valores agregados en diseño, funcionalidad, tecnología, innovación, sustentabilidad, seguridad y confort, ofrecidos por firmas constructoras de reconocida trayectoria.    

Para analistas como Pedro Otero, director general de Inciti.Co, el protagonismo creciente de Barranquilla en el negocio de bienes raíces tiene que ver con factores como haber recuperado al río Magdalena como su gran referente urbano y con ofrecer precios de entre $2.800.000 y $3.000.000 por metro cuadrado para el segmento de ingresos medios y de entre $4.500.000 y $5.000.000 para segmentos altos. A ellos se suman el ser reconocida como la ciudad con mejor presente y futuro del país, y tener una sólida fortaleza institucional generada desde la Alcaldía Distrital en la última década.

Entre tanto, la gerente de Camacol Atlántico, María Elia Abuchaibe agrega que “a esa positiva realidad se agregan otros condiciones favorables propias del mercado local como la amplia oferta de viviendas terminadas y en planos, y otras generales derivadas de políticas y programas del Gobierno, como las cómodas tasas de interés para los créditos hipotecarios, la ampliación de los subsidios para la compra de viviendas de hasta $339 millones de pesos, y las facilidades de financiación con esquemas que van hasta el 100% del valor del inmueble y plazos de 30 años”.

En opinión de Otero hoy todo está dado para que quienes pertenecen al segmento medio de la población puedan comprar su primera casa, como un proyecto de vida, o como una inversión segura y rentable, dadas las proyecciones de crecimiento de la demanda de viviendas para arrendar por días o meses, en razón de la dinámica económica que muestra Barranquilla, la cual propicia más y mejores empleos y mayores ingresos para las familias. “Con los anuncios de nuevos desarrollos empresariales de alto impacto que se esperan hacer realidad a corto y mediano plazo, la ciudad seguirá consolidando su atractivo como destino de inversión inmobiliaria por el efecto que todo ello tiene en la valorización de los bienes raíces”, dice el experto.

Ese infraestructura en la ribera occidental del Magdalena cobrará mayor importancia con el Parque Paraíso, en el lote del Batallón, que permitirá la recuperación de 51 hectáreas adicionales para albergar 350 mil m2 de espacio público y zonas verdes, y permitirle a la ciudad tener una mayor y mejor movilidad hacia la Vía 40 por la prolongación de las calles 79 y 77B, la construcción de la carrera 66, como extensión de la 65, que conectará desde la Avenida Circunvalar hasta la Calle Murillo, y de la carrera 72 entre calles 76 y 82.

Para María Elia Abuchaibe “esa ciudad en construcción refuerza el atractivo de la ciudad consolidada, potenciada además por la recuperación y construcción de los estadios de béisbol Edgar Rentería, de fútbol, Romelio Martínez, y de básquet, Elías Chegwin, el Complejo Acuático, el Parque Distrital de Raquetas, y el Coliseo Humberto Perea. En sus zonas de influencia comienzan a darse y proyectarse nuevos desarrollos inmobiliarios que le inyectan más dinamismo al mercado”. 

Un impacto similar está generando la recuperación de más de 530 mil metros cuadrados de parques, a los que llegan cada fin de semana las familias para disfrutar de su oferta de juegos y zonas verdes o para usarlos como gimnasios al aire libre. “En esas zonas de interés derivadas de la inversión pública en equipamientos urbanos que generan atracción, el mercado ofrece bastantes proyectos que pueden revisarse para tomar una decisión adecuada, dependiendo de si se busca una vivienda para vivirla o como inversión”, agrega Pedro Otero, director general de Inciti.Co, empresa orientada hacia la generación de nuevos modelos de negocios de bienes raíces.

Para el analista otra razón para considerar que este es un buen momento para invertir en bienes raíces en Barranquilla es la próxima llegada de un nuevo gobierno, hecho que siempre genera aumento de los precios de la vivienda e inyecta dinamismo al mercado.