Noticias

Comunicados de prensa

Viviendas nuevas en barrios tradicionales: otro atractivo de VIMO 2019

May 22, 2019

Viviendas nuevas en barrios tradicionales: otro atractivo
de VIMO 2019


La feria inmobiliaria que se realizará del 24 al 26 de mayo en Puerta de Oro, Centro
de Eventos del Caribe, se alinea con esta tendencia del mercado que cobra fuerza
en distintos sectores de Barranquilla.


Barranquilla, 10 de mayo de 2019. Barrios tradicionales como Riomar, Alto Prado, El
Golf, Villa Santos, Paraíso, y Bellavista, que han sido objeto de renovaciones urbanas,
mejoramiento de espacios públicos, y cambios en las normas de densificación
habitacional y de uso del suelo, surgen nuevamente como escenarios de proyectos de
vivienda orientados a los segmentos medios y altos de Barranquilla.
Esa realidad es parte de los positivos efectos de la actualización del Plan de
Ordenamiento Territorial, realizada en 2012, punto de partida de la transformación
urbanística que registra la ciudad como resultado de la inversión de los sectores público y
privado. El primero, en cuanto a la dotación de la infraestructura urbana requerida para
mejorar la calidad de vida de la población. Y el segundo, con una nueva oferta inmobiliaria
basada en el aprovechamiento de las normas contempladas en el POT, y orientada a
satisfacer las necesidades y gustos de los compradores de vivienda en los distintos
estratos socioeconómicos.


“Buena parte de los proyectos localizados en estos sectores se ofrecerán en la IV versión
de la Vitrina Inmobiliaria, que se realizará en Puerta de Oro, Centro de Eventos del
Caribe, del 24 al 26 de mayo, organizada por Camacol Atlántico y Corferias. La feria se
alinea perfectamente con la dinámica del mercado de vivienda nueva de Barranquilla,
dentro de su objetivo de atender las necesidades de los segmentos medio y altos, tanto
para vivir los inmuebles como para inversión”, señaló Juan Esteban Pérez, director
ejecutivo de Corferias Caribe.


Por su parte, Miguel Vergara, gerente de Camacol Atlántico destacó “la capacidad de
gestión mostrada por la Alcaldía Distrital en la aplicación del POT y en la aprobación de
planes parciales y zonales, lo que se traduce en una mayor disponibilidad de tierras para
atender el déficit habitacional y el de espacio público. La actualización está produciendo
buenos resultados y ha sido fundamental para la renovación urbana de Barranquilla y
para tener una ciudad ordenada y equitativa, que genera oportunidades para todos en
materia de vivienda, empleo e inversión.”


Según el ejecutivo, el incremento del 16 % al 25% de las áreas de cesión obligatoria, por
ejemplo, aprobado en el POT, le ha permitido a la ciudad disponer de más tierra para
nuevos espacios públicos, como en La Loma, las 33,34 hectáreas derivadas del Plan
Zonal Ribera Vía 40, y las 34 hectáreas que le serán cedidas al Distrito cuando se
reubique el Batallón Paraíso y se desarrolle el proyecto habitacional contemplado para
ese sector.


Con los 13 planes parciales aprobados por la Secretaría de Planeación, instrumentos que
complementan el POT, la ciudad cuenta con 900 hectáreas aproximadamente, de las
cuales alrededor de 300 hectáreas están destinadas a vivienda. Y como resultado de los
tres planes zonales, Paraíso, Ribera Vía 40 y Riomar, se dispone de otras 400 hectáreas
igual en términos aproximados.

En ese contexto han surgido proyectos de vivienda, que estarán presentes en VIMO,
como Ribera Alta y Paraíso Caribe, de Constructora Bolívar, en barrios como La
Concepción y Paraíso, que ofrecen como valor agregado su proximidad al Gran Malecón,
con la renovación urbana de mayor impacto en la ciudad, y al mega parque que
próximamente se habilitará en esa zona del eje de la Vía 40.


“Quienes habiten Ribera Alta se beneficiarán además de la ampliación de la calle 72 y de
la conexión tanto con La Loma como con Puerta de Oro, Centro de Eventos del Caribe.
Esos atributos, más los señalados antes, incidirán en una valorización a mediano plazo. Y
en Paraíso Caribe tenemos un inventario disponible de apartamentos que bien pueden ser
comprados para vivir o como inversión dada su alta rotación y sus atractivos en el
mercado de arrendamiento”, resaltaron voceros de Constructora Bolívar.


En el segmento alto, las nuevas normas y los cambios de usos del suelo, de institucional
a residencial por ejemplo, han permitido la construcción de proyectos como Duville y
Vivace, de Arquitectura y Concreto. El primero se levanta en un lote de 7.000 metros
cuadrados y el segundo en otro de 6.000 M2. Ambos están localizados en pleno corazón
del exclusivo barrio de Riomar. “Los dos proyectos fueron posibles bajo el marco del POT
y están orientados a satisfacer las exigencias de los compradores que buscan excelentes
acabados, diseños lujosos y contemporáneos, y apartamentos funcionales y con amplios
espacios. Duville tiene áreas grandes pensadas para familias establecidas. Y Vivace
áreas más pequeñas ideales para familias jóvenes”, indicó Ana María Sarabia, gerente de
Bien Vivir, comercializadora de proyectos de Arquitectura y Concreto.


El conjunto cerrado, que será ofrecido en la Vitrina Inmobiliaria, dispone en su exterior de
amplios andenes, vías paralelas para el fácil acceso vehicular de residentes y visitantes,
sin generar congestiones de tráfico, un amplio parque al frente y proximidad con centros
comerciales de conveniencia. Al interior zonas comunes arborizadas, piscinas para niños
y adultos, ciclo ruta y parqueadero para visitantes.


Otros constructores están optando por ofrecer proyectos en zonas que son objeto de
renovación urbana, como la de influencia de la Plaza de la Paz, que reúne atributos
adicionales como la alta conectividad dada por Transmetro, zonas de comercio, y la
conexión con sectores de valor cultural como Barrio Abajo y ahora con buena parte de los
escenarios deportivos recuperados con motivo de los pasados Juegos Centroamericanos
y del Caribe.


La muestra comercial de VIMO 2019 se destaca por reunir proyectos de vivienda con
altos valores agregados en términos de materiales, diseños, acabados y amenidades,
para quienes buscan zonas consolidadas décadas atrás, que conservan su tradición y que
ofrecen además como complemento servicios financieros, restaurantes, y el elemento de
cercanía a las familias núcleo. De esa manera también han surgido nuevas pequeñas o
medianas centralidades en Barranquilla y su área metropolitana lo que se traduce en
menores desplazamientos y por ende mayor calidad de vida.